Aswan

Puerta de entrada a la joya de la corona

Aswan es la puerta principal, para visitar uno de los monumentos más visitados de todo el país y posiblemente de todo el continente africano.

A pesar de los cientos de kilómetros de ida y vuelta que hay que realizar, para llegar hasta el templo de Abu Simbel, sigue siendo un «must see» en cualquier viaje a tierras egipcias. Pero además, os encontraréis con la gran presa y el legado del pueblo Nubio, aunque creemos que para conocer mejor a este pueblo se debería de ir a Sudán.

¿QUÉ VER EN ASWAN?

Aswan, fue nuestra última ciudad en Egipto y el camino que nos conectaba con Abu Simbel, aunque no es nuestro lugar favorito del país, ¡nos gustó mucho! y os lo recomendamos.

A esta zona, le dedicamos cuatro días completos, pero, si vais justitos de tiempo con dos días completos tenéis tiempo para ver lo fundamental, uno para ver la ciudad de Aswan y otro para hacer la excursión a Abu Simbel.

A continuación, os sugerimos los principales puntos de interés, ¡subiros, que nos vamos!

Falua surcando el Nilo

Día uno: Aswan ciudad

Templo de Philae

Se le conoce como la perla del Nilo, y no sin merecer peculiar distinción, ya que es una maravilla de época faraónica.

El templo está ubicado en la isla Igilika, en medio del Nilo, siendo declarado Patrimonio de la humanidad por la UNESCO en 1979.

Es un templo dedicado al culto de la diosa Isis (diosa femenina del amor, la magia y la maternidad), que fue rescatado del fondo tras una inundación de la presa de Aswan o Asuán.

Dice la leyenda, que, cuando Osiris (marido de Isis y rey de Egipto) fue asesinado a manos de Seth (su hermano), éste esparció pedazos de su cuerpo por todo Egipto. Isis fue recogiendo los pedazos de Osiris y reconstruyéndolos para devolverle a la vida.

Isis, destrozada por lo que había hecho Seth, se refugió en la isla de Philae, donde más tarde, se construiría el famoso templo en su honor.

Datos prácticos del templo de Philae:

Entrada estándar: 100 EGP (alrededor de 4,9€)

Entrada reducida estudiante: 50 EGP (alrededor de 2,45€)

Para llegar al Templo de Filae, tendréis que salir desde el embarcadero que hay a orillas del Nilo, donde habréis de negociar el precio para llegar por agua hasta el templo. Suele rondar unos 100 EGP (unos 4,8€), pero ¡debéis regatear!

Sino os apetece regatear, podéis contratar una excursión, con la famosa empresa de visitas guiadas en español, Civitatis:

Mercado de Aswan

Buscando ver el día a día del pueblo de Asuán, acabamos en el mercado del centro.

Nos rodeamos de los quehaceres de los locales, comprando algo de fruta y jugueteando con los souvenirs, para encontrar unas postales que enviar a nuestra familia. Solo tienes que seguir este consejo ¡déjate llevar!.

Comiendo en un bar de Aswan

Además, podréis comer comida local con las tres “B” en sus alrededores. Se encuentra paralelo al gran Nilo, es fácil de localizar por sus olores a especias y su griterío, entre los vendedores.

Obelisco inacabado

En un agradable paseo lo encontramos, aunque a decir verdad a nosotros no nos despertó mucho interés. Una imponente piedra de 30 metros de largo y mil toneladas, eso sí.

Muchos interrogantes giran en torno a este obelisco, ¿cómo pudieron tallar, transportar, colocar…éstas enormes piedras?
Es algo que te preguntas a lo largo de todo el país, y que vuelve a venir a nuestra mente, delante de este obelisco.

Según la mitología egipcia, se piensa que puede estar asociado al culto solar de Heliópolis, ya que, el emplazamiento donde fue construido, coincide con los primeros rayos del sol durante la creación del mundo.

La alta presa de Aswan

La presa de Aswan se construyó en 1970 para aliviar las inundaciones que se daban cada año y las sequías que habían azotado, en alguna ocasión, al país.

Mide 3600 metros de longitud, 111 de altura y 980 de anchura, ¡una auténtica obra de ingeniería!

A raíz de la construcción de la presa de Asuán, surgió el lago Nasser, el cual ocupa unos 6000 km cuadrados de agua, el mayor lago en el mundo construido por el hombre. Hace frontera con Sudán, los cuales prefieren llamarlo el lago Nubia.

Todo esto hizo que, una gran área fuese inundada, teniendo que mover a miles de personas y algunos monumentos, entre los que encontramos, algunos muy representativos, como el templo de Philae y Abu Simbel.

Decidimos no ir a verla porque no despertaba especialmente nuestro interés, vosotros en vuestro viaje tendréis que valorar si os merece la pena la visita.

Paseo en falúa

Sin duda es algo que no os debéis perder, ¡navegar al atardecer por el Nilo en falúa es realmente fascinante!

Tras el, ya conocido regateo, conseguiréis un barquero que os lleve a pasear por 1h por el famoso río, Isla elefantina y el pueblo nubio.

Embarcadero en el  río Nilo

Una de las mayores curiosidades que podemos visitar en Egipto es el poblado Nubio, también conocido como Gharb Soheil.

Nubia, fue el área que ocupaba el sur de Egipto y el norte de Sudán, que fue separada tras la colonización inglesa en lo que hoy conocemos como Egipto y Sudán.

Antes, la isla se llamaba Khnum, ahora, es conocida como la isla Elefantina.

Podéis visitarlo:

Por vuestra cuenta, contratando una falúa para pasar el día, por 100 EGP por persona (4,6€) pudiendo negociar el recorrido por Philae, isla Elefantina y pueblo Nubio.

– O también tenéis la opción de contratar una excursión organizada con CIvitatis.

Día dos: Abu Simbel

Está dentro de las tres cosas, que más nos gustaron de Egipto: desierto del Sáhara en el oasis de Siwah, las pirámides de Giza y Abu Simbel ¡imperdibles!

Cómo llegar desde Aswan a Abu Simbel

Si nos conocéis un poquito, ya sabéis como fuimos hasta Abu Simbel, ¡por nuestra cuenta!

Os ponemos en situación, el tramo desde Aswan hasta Abu Simbel, está bastante controlado policialmente, como una medida de seguridad antiterrorista, no dejando circular a vehículos privados sin permisos, que hay que solicitar con anterioridad, ni a extranjeros en las minivan.  Entonces, ¿cómo hacer este tramo?

– Gran parte del turismo egipcio contrata un crucero por el Nilo desde Lúxor hasta Aswan, en el que está incluida esta actividad organizada.

Excursión organizada privada: es la opción más habitual, de hecho, prácticamente todos los hoteles ofertan esta visita, pero, si te apetece llevar la excursión contratada desde casa y en castellano, os dejamos, de nuevo el enlace de Civitatis.

Minivans: es la opción más económica y rápida peeeero, solo apta para egipcios. Algunas te permiten montarte por un precio extra, que utilizarán en caso de que la policía les paren. Aunque no esperes la devolución en caso de no ser parado 😉

Autobús público: sí, habéis oído bien, existe un autobús público que hace el recorrido Aswan-Abu Simbel con una duración de 3h por 120 EGP (alrededor de 6€). Fue la opción que escogimos nosotros para poder hacerlo por libre. Se coge en Al Khatar – Aswan, Abu AR Rish Qebli, Qism Aswan, Aswan Governorate, Egipto. Debéis de estar sobre las 7:00 de la mañana para comprar los billetes.

Autobús público de Aswan – Abu Simbel

¿Qué debéis tener en cuenta en esta opción? Que solamente tenéis 3h entre la llegada y la salida de los dos únicos autobuses que pasan al día, ojo que la puntualidad no es japonesa jejeje. Esto quiere decir que: podéis verlo “rápidamente” o bien, si tenéis tiempo, podéis pasar una noche allí y ver tranquilamente el emplazamiento arqueológico y el día a día en el pueblo. 

10 % de descuento, en cualquier reserva

Abu Simbel: todo lo que necesitas saber

Abu Simbel, es uno de los emplazamientos arqueológicos, más famosos de Egipto formando parte del Museo al Aire Libre de Nubia y Asuán (Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 1979), el cual tardó unos veinte años en construirse terminándose alrededor del 1265 a.C.

Este emplazamiento, fue excavado en la roca, en el reinado de Ramsés II (S.XIII a.C.) en honor a él y a su esposa Nefertari, por la victoria de la batalla de Kadesh y como símbolo de poder ante el pueblo Nubio.

A Abu Simbel va el turista a “tiro hecho” y, es que, se encuentra a 300 km por carretera desde Aswan.

El emplazamiento está formado por dos templos: el “gran templo” dedicado a Ramsés II y el “templo menor” dedicado a su esposa Nefertari.

Como curiosidad, contaros, que, durante mucho tiempo, estuvo cubierto por completo, de arena y polvo, y olvidado hasta que en 1813 lo encontrara, el suizo Johann Ludwig Burckhardt. No penséis que, cuando Ludwig lo encontró el gobierno Egipcio le ayudó. Ante la negativa, comenzó una campaña de recaudación de fondos para salvar los monumentos, que corrían el riesgo de que desaparecieran bajo el agua, por la presa de Asuán.

Lo que vemos en la actualidad, es el esfuerzo de personas que creyeron que, el mundo merecía ver tal espectáculo.

Interior del gran templo de Ramses II

Como ya os hemos dicho con anterioridad, ¡alucinamos! Merece y mucho la pena, ¡sería todo un pecado marcharse de Egipto sin verlo!

Datos prácticos de Abu Simbel

Entrada Abu Simbel: 135 EGP (6,6€)

Autobús público desde Aswan hasta Abu Simbel: 120 EGP por persona (alrededor de 5,80 €) ida y vuelta.

DATOS PRÁCTICOS

¿Cuántos días estar en Aswan?

Como os decíamos al comienzo del post, nosotros dedicamos cuatro días a Aswan, pero, si vais más apretados de tiempo, en dos días completos, podríais cubrir esta zona: un día completo a ver la ciudad y cruzar al pueblo nubio e isla elefantina y otro día completo para ir a visitar a Abu Simbel.

¿Cómo llegar a Aswam?

Si venís de Lúxor o Edfu la mejor opción es ir vía tren.

Nosotros llegamos a Aswan, por vía ferroviaria desde Edfu. El trayecto nos costó 5,5 EGP (alrededor de 0,26€) en segunda clase.

Tren, camino Asuán

¡Ojo! Habitualmente no permiten a los turistas comprar billetes en segunda clase “por seguridad”, cuando pedimos el billete más económico, nos permitieron comprar el de segunda clase, ¿tenemos cara de egipcios? Durante el trayecto, vino la policía a llevarnos a primera clase, pero como estábamos muy cómodos, nos quedamos en segunda.

¿Dónde dormir en Aswan?

Nosotros nos hospedamos en el hotel “El Salam Hotel”, en el centro de la ciudad, por 240 EGP (unos 11,60€), en ese momento, era el más económico.

Azotea El Salam Hotel

Era una habitación con baño privado y terraza con vistas al Nilo y desayuno incluido, ¡nada mal, eh!

El hotel os lo recomendamos, por limpieza, orden y personal, pero sobre todo por la increíble terraza que tiene. Desde ella puedes disfrutar de unas vistas impresionantes al Nilo, deleitándoos con el ir y venir de las embarcaciones a ritmo lento.

Presupuesto en Aswan

En los cuatro días que estuvimos en Aswan e incluyendo la excursión a Abu Simbel, gastamos por día y persona 234 EGP por persona (11,5€).

Os dejamos ejemplos de algunos precios para que os hagáis una idea:

Cena de dos personas: 105 EGP (5,14€)

Transporte dentro de ciudad en minivan: los dos 6 EGP (0,29€)

Dos helados: 25 EGP (1,22€)

Noche de hotel en habitación con baño privado: 240 EGP (11,60€)

Hasta aquí, nuestro recorrido por Egipto, si queréis saber algo más, dejad un comentario.

¡Crezcamos juntos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos: El responsable del proceso es masmochilaymenosrutina. Tus datos serán tratados para gestionar y moderar tus comentarios.. La legitimación del tratamiento es por consentimiento del interesado. Tus datos serán tratados por Automattic Inc., EEUU para filtrar el spam.. Tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.