En las profundidades de India, Varanasi

Un lugar que os marcará para toda la vida

No en vano decimos que Varanasi, es el lugar que más nos ha marcado de nuestro paso por India, y uno de los que más nos ha marcado en toda nuestra vida viajera. 

Toda India es indescriptible, pero Varanasi lo es aún más. Si no lo vives, nunca lo podrás sentir.

¿QUÉ VER Y HACER EN VARANASI?

Varanasi o Benarés, situada a orillas del Ganges, es una de las siete ciudades sagradas del hinduismo.

Antes, conocida como “Kāśī”, que, significaba “la espléndida”. Su nombre actual, se debe a la situación geográfica, ya que está entre los ríos Vanara y Asi.

Benarés, es una ciudad santa, ya que se cree que una de las cuatro cabezas del dios Brahmá, consiguió descansar al poder llegar a esta ciudad. Además, se dice que la mano de Satí (mujer de Shiva) cayó aquí.

Pero, lo más impactante, y lo que deja en shock a todo visitante, no es su historia, es, que los hinduistas vienen a morir aquí.

Y diréis, ¿por qué motivo? Según el hinduismo, se dice que todo aquel que muera en Varanasi, o, al menos a sesenta kilómetros de la ciudad, llegará a moksha, es decir, quedará libre del “ciclo de las reencarnaciones”.

Además, los baños en el río Ganges son considerados como “purificadores de los pecados” y el hinduismo dice, que al menos una vez en la vida, debe de ser visitada.

Por todo esto, Benarés es una ciudad llena de enfermos o ancianos que luchan por venir a morir y pasar sus últimos días en la multitud de residencias que hay a lo largo del Ganges.

El paso siguiente a la muerte en Benarés es, la incineración en los dos crematorios principales que hay en los ghats: Mani Karnika y Harischandra.

Cuando nos preguntan cual es el lugar que más nos ha impresionado en nuestra vida viajera, no titubeamos en decirlo claramente: Varanasi.

Varanasi, Uttar Pradesh

Si os apetece, os recomendamos contratar una excursión organizada o un free tour, reservándolo desde aquí.

Mark Twain la describió a la perfección:

 “Benarés es más antigua que la Historia,

 más antigua que las tradiciones,

 más vieja incluso que las leyendas,

 y parece el doble de antigua que todas juntas”.

 Pasear por los ghats

Este es el mejor consejo que se puede dar cuando visitas Varanasi: caminar por los ghats sin prisa y con atención, ¡en un auténtico espectáculo!

Los cuatro días que pasamos en Varanasi paseamos por los ghats a todas horas, y nuestro momento favorito es por la mañana, donde podréis ver la vida cotidiana de la ciudad sagrada dentro del Ganges: niños lavándose los dientes, amas de casa lavando la ropa, gente dándose un baño jabonoso, ¡gente bañándose por placer! … ¡en el Ganges! ¡ay!

Varanasi, Uttar Pradesh

La verdad es que es, cuanto menos es curioso, porque, miras la escena que allí delante tienes con ternura por lo naturales que son, y, a la vez es imposible que no se te ponga mala cara al ver estas actividades, sabiendo que cada día tiran cuerpos al río desde los crematorios, el agua de las cloacas acaba allí, etc. ¡Puaj!

La suciedad se puede ver flotando entre sus aguas, pero, si le preguntas a un hinduista te dirá “madre Ganges no puede estar contaminada” así que, toca respetar las costumbres religiosas, flipar y reflexionar sobre como cada cultura, sociedad y religión vive la vida a su manera.

Ay, viajerxs, ¡nos encanta descubrir nuevas realidades completamente diferentes a las nuestras!

Sin duda, nos ayuda a reflexionar y aprender sobre otras formas de vida, y, darnos cuenta de cómo, cada uno “tiene su verdad” y no existe ninguna absoluta.

Crematorios de Mani Karnika y Harischandra

En Benarés hay dos crematorios: Mani Karnika y Harischandra.

Y la ceremonia transcurre así:

Cuando alguien muere, los familiares deben esperar entre seis y siete horas para su cremación (si no es de Varanasi, un día completo). El maestro de ceremonias, debe ser un hombre, e ir en este orden: marido, sino tiene, el hijo mayor, y, si no hay hijos, el familiar hombre que sienta más cercano. Este maestro de ceremonias, debe untar su cuerpo con “ghee” (mantequilla) y raparse el pelo para la ceremonia.

Las mujeres, por su parte, tienen la función de envolver en telas al fallecido. Si el fallecido es hombre se le cuelga un sudario blanco y si es mujer, un sudario rojo.

Entonces, los familiares preparan la leña para su incineración (se necesitan entre 300 y 350kg), donde, dependiendo del dinero que tenga la familia, se compra leña de distinta calidad.

Sino se tiene dinero suficiente para la compra de leña, simplemente se arroja el cuerpo al río, envuelto en telas y atado a piedras.

Antes de colocar el cuerpo en la base, se le sumerge en el río Ganges para liberarlo de los pecados cometidos, mientras recitan “Rama nama Staya hai” (el nombre de dios es verdad).

Una vez purificada el alma, se arrodillan y rezan frente a él, después lo suben a la base y lo cubren con leña, donde, el maestro de ceremonias, lo hace arder con la “llama eterna del fuego sagrado” que recoge en el templo de Shiva. Pasadas unas tres horas y con el cuerpo ya calcinado, vierten sus cenizas en el río Ganges y se da por finalizada la ceremonia.

Cuando comenzamos a planear nuestros días en Varanasi, leímos muchísimo en la red. No podíamos creerlo. Los viajeros recomendaban visitar unos CREMATORIOS.

Algo impensable y horrible en el mundo occidental. De hecho, aún, de alguna manera, seguimos sorprendidos de saber que fueron uno de nuestros puntos de interés allí.

Recuerdo que íbamos por una de las calles principales. Luego pasamos algunas calles estrechas hasta llegar a una…llena por completo de madera apilada de diferentes tipos, mucha, mucha madera.

Sabíamos que estábamos cerca. Al final del pasillo de aquella callejuela veíamos la luz del fuego. Da igual la de veces que hayas leído sobre Mani Karnika, la de momentos en tu cabeza que has imaginado este momento: es muy fuerte en persona.

Ahí estábamos, delante de cuerpos ardiendo frente al río Ganges, donde nadie parecía estar sorprendido, más que una pareja de alemanes y nosotros. Atónitos, viendo lo que allí sucedía.

Aunque lo más impactante, para nosotros, fue ver, que, justo al lado de los crematorios, los locales hacían vida normal: gente lavando la ropa en el mismo río Ganges, vacas, niños jugando y bañándose…

Pocos minutos después de estar allí, comienzas a darte cuenta que para la gente del lugar todo esto es algo “normal”.

No, el hecho de que los cuerpos ardan al lado del río y en plena ciudad, sino, la muerte.

Los hindúes tienen un concepto completamente diferente a nosotros sobre la muerte. En occidente no hablamos de estos temas con naturalidad, los rehuimos constantemente y vivimos con miedo y negando “el final”.

Aquí es diferente. La muerte es natural y solo es una parte más del ciclo.

¡Wow! sentimos como si hubiéramos sufrido un golpe seco y fuerte. Estamos en silencio pero nuestra mente, ¡vuela!. Vuela pensando como cada religión, cultura y sociedad vive la vida a su manera, y cuanto podemos aprender unos de otros.

La verdad, es, que nos encantaría ver esto como algo natural, pero en escasos cuatro días no alcanzamos a digerirlo ¡y nos quedamos con ganas de más!

Paseo en barca por el Ganges

Algo que no os podéis perder en vuestra visita a Varanasi, es un paseo en barca al atardecer a lo largo de los ghats.

Es una actividad realmente mágica y bonita que tenéis que hacer.

Varanasi, Uttar Pradesh

Tenéis dos opciones: contratar una excursión en una barca a motor o regatear a un barquero de la orilla y que os lleve a un grupo reducido.

Esta última fue la opción que elegimos, ya que éramos tres ¡nuestro amigo Álvaro nos acompañaba! Fuimos los tres solos en la barquita junto al paisano durante 1h y disfrutamos del atardecer y de las vistas de la puja diaria.

¡Eso sí! A Fani casi le da algo jajaja cuando en mitad del camino, el hombre que nos llevaba, desmonta parte del barco y se pone a “achicar” agua para no hundirnos jajaja, la verdad es que no nos parecía el mejor lugar para hundirnos.

 Ver las ceremonias de la puja al atardecer

Junto con pasear por los ghats a la mañana, esto es lo que más nos gustó de Varanasi.

Cada día, al caer el sol, se da la ceremonia “Ganga Aarti” con “puja” (ofrenda) en el ghat de “Dasaswamedh” (el cual significa: “los 10 caballos que sacrificó Brama”).

Varanasi, Uttar Pradesh

¡No os la podéis perder! Es un momento mágico donde la ciudad parece pararse e iluminarse en este lugar.

Los sadhus guían la ceremonia de música, colores y luces.

Buscad un buen sitio y sentaos a “vivir el momento” y a sentir como se para el tiempo a través de la marea de humo que se crea con el incienso.

La parte favorita de Barbas es el final: en ese espacio místico, se enciende el fuego en los candelabros danzando, ¡este momento atrapa!

Shadu
El Sadhu podríamos decir que es un monje que sigue una penitencia, a través de vivir una vida austera para poder llegar a la iluminación y, por tanto, a la felicidad. Abandonan todo lo terrenal y emprenden un camino de búsqueda del valor de la vida.

Veréis bastantes sadhus en vuestro días por Benarés, donde os pedirán alguna moneda a cambio de una foto.

Varanasi, Uttar Pradesh

¡Ojo viajerxs! Durante las ceremonias se os acercarán niños a pintaros de rojo el tercer ojo y adultos ofreciéndoos flores para hacer flotar en el Ganges.

Obviamente todos os pedirán dinero por ello. Aprovechamos una vez más, para, aconsejaros que no deis dinero a los niños: a estos chicxs los “disfrazan” y maquillan cada día para que salgan a pedir limosna a los turistas.

En muchas ocasiones, abusan de esta actividad, y, como los niños traen mucho dinero a casa, terminan dejando de acudir a la escuela y de pasar el tiempo “siendo un niño” para “trabajar” desde bien pronto. Es nuestra responsabilidad no robarles la infancia.

Templo Kashi Vishwanath

El templo de Vishwanath está dedicado a Shiva y es el más venerado en Benarés.

Vishwanath significa “soberano del universo”, al igual que Varanasi, que es conocida como “kashi”, razón por la que dieron nombre al templo.

El templo de Kashi Vishwanath aparece en escritos hindúes y en la filosofía Shaiva, secta cercana al hinduismo que entiende Shiva como Ser Supremo.

Cada día, se hacen cinco “aartis” (pujas) en el templo:

• Mangala Aarti: de 03:00 a 04:00

• Bhog Aart: de 11:15 a 12:20

• Sandhya Aarti: de 19:00 a 10:15

• Shringar Aarti: de 21:00 a 22:15

• Shayan Aarti: de 22:30 a 23:00

La verdad sea dicha, nos costó mucho encontrar el templo. Después de sortear bastantes callejuelas y preguntarle a varios policías que había por la zona, ¡conseguimos llegar!

Lo bueno es que, la entrada es gratuita, y tiene una fila aparte para turistas (mucho más corta que la de indios), eso sí, tendrás que pagar una taquilla donde dejarás: móvil, cámara de fotos, bolígrafos (sí, por lo visto lo consideran peligroso), todo lo metálico, etc.

Atravesamos el control de seguridad donde comprueban nuestro pasaporte y bajamos calle abajo dirección a la entrada del templo (donde hay otra fila larga de indios y una corta de turistas).

En un segundo control de seguridad, hay una estancia policial donde tuvimos que registrar nuestros datos del pasaporte y de la visa India, ¡les encanta escribir en esos libros inmensos!

Y, por fin, aunque, sin poder hacer fotos, conseguimos entrar en el templo.

La verdad, no le vimos la gracia. Después de lo que nos había costado llegar, una vez dentro, íbamos casi empujados por la gente de una estancia a otra, donde tenían que echar unas flores (previo pago) a modo de ofrenda, te pintaban de rojo el tercer rojo (pidiéndote dinero), y, al final del recorrido, te pedían una donación.

Flipamos bastante, porque, tienen un CAJERO dentro, para que no encuentres excusas para dejar tu donación.

Cuando este tipo de lugares sagrados, que tanta importancia tuvieron antaño, se convierten en ferias del dinero, nos da mucha, pero que mucha pena.

Pero bueno viajeros, como decimos siempre, ¡para gustos, viajeros! Si os apetece mucho ir, y vivir la experiencia en primera persona, sois vosotros los que tenéis que valorarlo.

Datos prácticos del templo Kashi Vishwanath

Entrada gratuita.

Sino tenéis a nadie que se quede fuera mientras hacéis la visita al templo, debéis pagar 25INR (0,30€) por dejar vuestras cosas en la taquilla.

Templo de los Monos

El templo de los Monos en Benarés, está dedicado a la diosa Durga, quien, en el hinduismo se interpreta como la reencarnación de la energía femenina vestiva de rojo y montando un tigre.

Como podéis imaginar, como su nombre indica, ¡tenéis muchos monetes alrededor!, como siempre os decimos, ¡ojo con ellos! A veces son dulces, a veces, se comen tus dulces jajaja.

Cuenta la leyenda, que la diosa Durga, protege a Varanasi ante el peligro.

Varanasi, Uttar Pradesh

Si tenéis tiempo, podéis pasaros a verlo, aunque, no nos pareció nada del otro mundo y pensamos que, en Varanasi, es más interesante pasar el tiempo paseando por los ghats o callejeando entre sus estancias.

Otras actividades: practicar yoga o aprender a tocar un instrumento

Curioso, ¿verdad? ¡pues si! Hay muchos lugares donde ofertan actividades para aprender a tocar un instrumento o hacer retiros y practica yoga.

Caminando entre los callejones paralelos a los ghats veréis carteles que lo ofrecen en cada esquina, unas actividades que nos parecen muy interesantes.

Una penita que no tuviésemos el tiempo suficiente para disfrutar de estas actividades en este lugar sagrado, ¡una excusa para volver!

 Datos prácticos en Varanasi

¿Cuántos días estar para ver Varanasi?

Nosotros estuvimos cuatro días en Varanasi, y, creednos, ¡son muy pocos! Tanto que asimilar y reflexionar, un lugar que te ofrece tanto, necesita de mucho tiempo para vivirlo con calma.

De todas formas, si vais con poquito tiempo, en un día intensivo podéis ver lo imprescindible del lugar ¡y a reflexionar, a casa! Jejeje.

¿Cómo llegar a Varanasi?

De los transportes públicos de India, el que más nos convence es el tren. Aprovechamos para coger trenes nocturnos cuando las distancias son largas (algo común en este país) y de esa forma, se nos hace más ameno el trayecto ya que vamos durmiendo, y, además, nos ahorramos el alojamiento.

Para organizar nuestro itinerario con los trenes, usamos la app “Where is my train”. En este caso, hicimos el trayecto desde Delhi a Varanasi y pagamos 600INR por cabeza (7,3€).

Como sabemos que al viajero le trae de cabeza comprender el funcionamiento del tren, y, después de dos meses recorriendo el país, hemos escrito un post donde os lo contamos todo.

Además, para llegar más cómodos y ahorraros la pérdida de tiempo en transportes públicos, debéis tener en cuenta que Varanasi cuenta con el “Aeropuerto Internacional Lal Bahadur Shastri”.

Está a tan solo 18km de la ciudad, y, podéis encontrar aerolíneas conocidas como “Indian Airlines” (donde podréis volar desde lugares como Delhi o Bombay) o “Jet Airways” (donde podréis volar desde lugares como Bangkok).

¿Dónde dormir en Varanasi?

Como ya os adelantábamos en el post de Uttar Pradesh, en Varanasi dormimos en “Wander Station hostel”, el cual os lo recomendamos encarecidamente.

Tenéis tanto literas en habitaciones compartidas (donde dormimos nosotros) como habitaciones privadas de cama doble.

Varanasi, Uttar pradesh

El Hostel fue construido hace escasos dos años por lo que las instalaciones son completamente nuevas. Pagamos 360INR (4,3€) por persona con desayuno incluido.

Además, el personal es súper amable, y el alojamiento está a escasos minutos de los ghats caminando.

 Nuestro presupuesto en Varanasi

Como os contábamos, nosotros dedicamos cuatro días a visitar Varanasi. En estos cuatro días tuvimos un gasto individual de 2807INR (34,23€) y un gasto individual diario de 701INR (8,5€).

Uno de los lugares más económicos de los que visitamos en India sin duda.

¿Tienes más dudas sobre Varanasi?

¡déjanos un comentario y te ayudaremos encantados!

¡Crezcamos juntos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos: El responsable del proceso es masmochilaymenosrutina. Tus datos serán tratados para gestionar y moderar tus comentarios.. La legitimación del tratamiento es por consentimiento del interesado. No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. Tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.