Qué ver en Busan (Corea del Sur) en 2 días (o más…)

Más allá de Seúl: Busan

Busan, cada vez más, comienza a ser una parada obligatoria entre los viajeros que visitan Corea del sur. Una ciudad con 3,6millones de habitantes y, considerada como la ciudad marítima más importante de Corea del sur.

Nosotros decidimos visitarla ya que el ferry desde Japón nos dejaba en esta ciudad, y, porque Min, un amigo coreano, venía a encontrarse con nosotros aquí.

En Busan, pasamos un fin de semana completo, aunque, nos quedaron cosas por ver porque ya íbamos «relajados» en cuanto a visitas, porque priorizamos pasar tiempo con Min.

Por eso, y porque las distancias en Busan son ¡bastante amplias!. Es una ciudad muy grande, y, si quieres visitar todos sus puntos de interés, tendrás que ir «a buen ritmo» y pasar entre 2 y 3 días completos en ella.

Imprescindibles en Busan

Gamcheon Culture Village

Este barrio, aunque muy turístico, nos gustó muchísimo.

Se trata de un lugar lleno de casitas de colores a diferentes alturas y entre ellas pinturas y manifestaciones artísticas de todo tipo a lo largo de sus calles en relación a la literatura. Como todo lugar atractivo, se ha vuelto muy turístico y han abierto tiendas de souvenirs, además de pequeños restaurantes y bares.

Gamcheon Culture Village

Entre las calles podéis ver carteles de «silencio, no molestar a los vecinos» y,  hasta lo que percibimos en nuestra visita, creemos que se cumple.

Gamcheon Culture Village

Es bastante turístico pero parece que se lleva con respecto y, sobre todo, parece que muchos de sus vecinos han sacado beneficio de estas manifestaciones artísticas y «están encantados» con que vengan los turistas a visitar sus calles.

Templo Haedong Yonggungga

Probablemente este sea el templo más famoso y con más atractivo de la ciudad. Entre otras cosas, es un templo famoso porque está construido en medio del mar.

Templo Haedong Yonggungga. Fuente: wikipedia

La entrada es gratuita y el horario es desde las 05:00 de la mañana hasta el atardecer.

Templo Beomeosa

El templo Beomeosa se encuentra entre montañas, razón por la cual lo encontramos tan interesante. Para ser exactos, se encuentra en el monte Geumjeongsan (¡qué nombrecito!), un lugar realmente tranquilo, lejos del bullicioso centro.

Este templo budista, fue construido en el S.VIII, aunque, como muchos otros templos, fue destruido en la invasión japonesa de 1592, razón por la cual, todo lo que vemos hoy en día es una reconstrucción que data del 1713.

Templo Beomesa. Fuente: wikipedia

La entrada es gratuita y podéis subir de las siguientes maneras:

Caminando: nuestra opción preferida y la que os recomendamos, alrededor de 1h y 15 de subida. *Otra opción es subir en transporte público y bajar caminando, y así disfrutar de las vistas
→  Autobús: desde el centro, tendréis que coger la línea 1 de metro hasta la parada Beomesa, allí caminar 100 metros hasta llegar a la parada de autobús número 90, que os llevará hasta el templo.
Taxi. Ya sabéis, que aunque no estéis en el lugar in situ, podéis hacer una prueba desde apps como Grab, Cabify, Uber, etc. el coste estimado de un recorrido.

Síguenos en IG
En nuestra vuelta al mundo, íbamos haciendo stories diarios que hemos dejado en destacados. Por eso, si queréis ver como fue nuestro día a día por Busan, síguenos en IG como @masmochilaymenosrutina

Templo Seokbulsa

El templo Seokbulsa es en realidad una ermita excavada en la roca (rocas de unos 40 metros, cabe decir).

Dicen que es complicado de encontrar, nosotros no tuvimos tiempo para ir, pero, Min, nuestro amigo coreano, dice que preguntando a los locales se llega enseguida.

Es conocido por su Buda de piedra, y, aunque no nos parece un imprescindible, si tenéis tiempo de sobra, un templo en medio de rocas en la montaña, a nosotros nos parece siempre un plan chulo, ya que, va acompañado de una ruta de senderismo (¡eso sí, para gustos, viajerxs!).

Mercado Gukje

El mercado Gukje, o mercado internacional, nació de pequeños tenderetes que abrieron los refugiados coreanos en 1950 para protegerse.

Mercado Gukje

Es el mercado más grande de Busan, y, donde podemos encontrar, casi de todo: souvenirs, calcetines, ropa tradicional coreana (hanbok), artículos de segunda mano, comida, algas secas, etc. De hecho, es un mercado en el que suelen compran los propios coreanos (en nuestra visita no nos cruzamos con ningún occidental), lo que lo hace más interesante.

Mercado Gukje

Nos pareció un paseo súper interesantes, ya que, como siempre, los mercados son un gran lugar para conocer el día a día y los gustos de las personas del país.

Mercado Gukje

Mercado Tagalki

¿Un mercado? ¡Allí vamos!

Cass, una de las cervezas más típicas de Corea

Y, encima….es de marisco, no os digo nada, ¡pero Fani estaba encantada!. De la mano de Min, nuestro amigo coreano, probamos diferentes platos típicos de Corea del Sur parando en los diferentes tenderetes, parecido a lo que nosotros hacemos en España «haciendo una ruta de la tapa».

Mercado Tagalki

Probamos unos pinchos de pollo y queso, fideos de maíz y arroz con verduras, okonomiyakis (bolitas rellenas de pulpo), un dulce a base de pan y frutos secos, fresas envueltas en caramelo….¡ay, que rico todo!

Las comidas las acompañamos con un vino de arroz, con un aspecto más de leche que otra cosa, y con un grado de alcohol similar al de una cerveza.

Este es el vino de arroz

¡Panza llena, corazón contento!

Si queréis ambientillo, os recomendamos ir en fin de semana, nosotros fuimos un sábado y estaba a revosar (sin agobios).

Playa Gwangalli

Con 64 metros de ancho y 1,4 kilómetros de longitud, la playa de Gwangalli, es un lugar estupendo (¡fuera de temporada, claro!) para huir un poco del frenético Busan.

Nos llamó especialmente la atención, y es que, es famoso por la calidad de su arena y por la limpieza de sus aguas: sigue un programa de limpieza que la mantiene siempre impoluta.

Playa Gwangalli. Fuente: wikipedia

Alrededor tenéis de todo: museo, teatro, cine, galería de arte, etc. Además de servicios donde disfrutar del esquí acuático o windsurf.

Junto a Haeundae, son «el Benidorm» español, por lo que no es nada nuestro estilo de veraneo, eso sí, si queréis ambientazo en verano, este es vuestro lugar.

No nos parece un imprescindible, pero si os va de paso, un paseo por la playa siempre es un bonito broche final de un día pateando la ciudad.

Playa Haeundae

Nuestro hotel estaba junto a esta playa, que, como os veníamos adelantando, está petada en verano.

Pasear por la playa de Haeundae tanto de día como de noche es un placer. Es un buen plan para «bajar la cena» y ver las luces iluminadas de sus rascacielos.

Playa de Heundae

Consejo masmochilaymenosrutina: en el paseo marítimo de la playa de Haeundae, montan por la noche unos tenderetes de marisco. El marisco está tan fresco que…. está vivo. En las mismas peceras tienen las piezas que podéis elegir y comer en el mismo lugar. ¡Muuuy recomendable! Eso sí, un poco carete para el bolsillo mochilero.

Playa de Heundae

Centumcity de Shinsagae

Los que nos conocéis, sabéis que no somos muy amantes de los centros comerciales (a no ser que esté lloviendo y no tengamos donde cobijarnos).

Pero este, nos ha llamado especialmente la atención y por eso queríamos escribir sobre el, ya que está registrado en el  Libro Guiness de los Record ganando el puesto al mayor complejo comercial del mundo.

Así que, si sois amantes de los centros comerciales, quizás os apetezca pasaros por allí, malo será que no encontréis lo que buscáis.

Torre de Busan

La torre de Busan con 118 metros de altura, es un lugar ideal para tener unas vistas panorámicas de la ciudad, ya que es el punto más alto de la misma.

Torre de Busan

Fue construída en 1973, siguiendo su parte superior el modelo de baldaquín de la pagoda Dabotap del templo Bulguksa.

Entrada a la Torre de Busan

Está en el parque Yongdusan, por lo que podéis aprovechar y disfrutar de sus zonas verdes. Este parque está muy animado en verano, fines de semana y en el cumpleaños de Buda (donde vuelan lámparas de papel con forma de dragones y tigres).

Puente Gwangan

El puente Gwanvan con sus 7420 metros, salvando las distancias, nos recuerda al Golden Gate de San Francisco. Atravesarlo en coche y verlo desde lejos iluminando al caer la noche es toda una experiencia.

Puente Gwanvan. Fuente: wikipedia

Datos prácticos

¿Cómo llegar?

Nosotros llegamos a Busan por vía marítima con el ferry que conectaba Fukuoka (Japón) y Busan (Corea del Sur).

Pagamos 89.394 WON (69,47€) por el ferry port persona (tasas portuarias incluidas).

Ferry Fukuoka – Busan

Viajamos en el ferry «Camellia line» y, la experiencia la verdad es que fue muy buena.

Síguenos en FB
En nuestro Facebook «Más mochila y menos rutina» puedes encontrar álbumnes de fotos de los lugares que hemos visitado, por si quieres bichear el de Busan.

¿Cuántos días dedicarle?

Nosotros pasamos en Busan dos días, y creemos que yendo a «buen ritmo» (ya que es una ciudad muy grande, aunque muy bien conectada), es tiempo suficiente para visitar » lo imprescindible».

Centro de Busan

Eso sí, si vais en verano y quereis disfrutar de sus playas, necesitaréis al menos un día extra para disfrutar como se merece.

¿Dónde dormir?

En Busan tuvimos la suerte de alojaros en «Ibis Budget Busan».

Este tipo de hoteles son un «lujazo» para nosotros, ya que habitualmente, dormimos en hostels de habitaciones compartidas, y solemos buscar el alojamiento más económico.

Vistas de la playa de Heundae desde nuestro hotel

El Ibis Budget Busan cuenta con sala de lavandería, gimnasio, sauna y cafetería.

Además, nuestra habitación estaba en la planta 15, la más alta, y teníamos un ventanal enorme con vistas a la playa de Haeundae, por lo que, no podíamos pedir más.

Si pasáis por Busan, y, vuestro bolsillo os lo permite, os recomendamos alojaros en este hotel que, de seguro, no os dejará indiferentes.

Nuestra habitación costaba alrededor de 100000 WON  (77,78€). Y, si queréis saber más sobre dónde alojaros en Corea del sur, podéis leer más aquí.

Nuestro Presupuesto

Os dejamos nuestro presupuesto en Busan, y, como siempre os decimos, tened en cuenta los precios como algo orientativo y, pensad, que variará mucho según vuestros gustos e intereses. En nuestro caso, solemos llevar un presupuesto ajustado mochilero.

Rincones de Busan

En este caso, hemos gastado más de lo que solemos, ya que pasamos unos días con Min, un amigo coreano, y, siempre que vamos con amigos «no escatimamos».

Hemos tenido un gasto total los dos de 311256 WON (242,06€), y un gasto por persona y día de 77814 WON (60,52€).

¿Aún con dudas sobre Busan?

¡escríbenos!

 

¡Crezcamos juntos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos: El responsable del proceso es masmochilaymenosrutina. Tus datos serán tratados para gestionar y moderar tus comentarios. La legitimación del tratamiento es por consentimiento del interesado. Tus datos serán tratados por Automattic Inc., EEUU para filtrar el spam. Tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.