Lúxor

Templos y faraones, habitan estas tierras

Luxor, es sin duda, la ciudad con más historia al descubierto, en tierras egipcias. Lo que supone que, es de prever, que bajo sus tierras se encuentren miles de años de historia, aún por descubrir.

Ciudad de vital importancia para conocer la cultura del antiguo Egipto, por lo que es recomendable, abrir los cinco sentidos a siglos y siglos de cultura.

¿QUÉ VER EN LÚXOR?

¡Alucinante! Es lo primero que se nos viene a la cabeza, al pensar en nuestro paso por Lúxor.

Historia, cultura, esplendor… ¡es un auténtico viaje al pasado! De verdad, incluidlo en vuestro recorrido por Egipto, os va a encantar.

Lúxor, está dividido principalmente en dos zonas: east bank y west bank. Aconsejamos al viajero dedicar al menos un día para cada zona.

Día uno: East bank

En esta parte de Lúxor es donde están la mayoría de los hoteles, así que será donde probablemente estéis durmiendo. Es la zona más “turística”, aunque nosotros no nos sentimientos así. De todas maneras, si queréis tener una inmersión realmente local, alojaros en la zona de “west bank”.

Os sugerimos, las actividades más interesantes que hacer en esta parte de Lúxor, ¡vamos allá!

Templo de Lúxor

Es el templo más destacable de la ciudad de Lúxor, descubierto en 1884 y fechándose en el 1300 a.C. está situado en el corazón de la antigua Tebas, ciudad de las cien puertas según Homero y capital del Imperio Medio. Está consagrado al Dios Amón-Ra.

Fue un lugar de culto en la Dinastía XVIII, en el cual, se hacían los siguientes eventos:

– Entre el templo de Lúxor y Karnak había un paseo de esfinges, a través del cual transitaba una procesión anual, por la que pasaban las barcas de los dioses con la triada tebana (Amón, Mut y Jonsu). Cuando la barca de Amón-Ra llegaba al santuario se daban ritos secretos en torno a la renovación del mundo.

Entrada del Templo de Lúxor

– Por otro lado, también se piensa que era un lugar de culto monárquico de la deificación del soberano, donde el mismo se unía con el ka, gemelo, divino. De esta manera el monarca alcanzaba la condición de «ser divino» (Amón).

Nos gustó mucho más, las vistas del templo por la noche, por lo que os invitamos a no perderos el espectáculo nocturno, además, hace menos calor.

Truco masmochila: sino queréis pagar la entrada al templo de Lúxor, podéis subir a la mezquita de la plaza, que se llama «Abou al-Haggag Mosque», desde donde tenéis buenas vistas del templo desde arriba. La entrada a la mezquita es gratuita.

Como curiosidad: el obelisco que podemos visitar en la plaza de la concordia (París), es un regalo del mismo Mohamed Alí de 1836 y, ¡procede de este templo!

Datos prácticos del templo de Lúxor:

Entrada estándar al templo de Lúxor 100 EGP (5 €)

Entrada reducida estudiante 50 EGP (2,5 €)

Entrada extra para hacer fotografías 50 EGP (2,5 €)

Templo de Karnak

Es el templo más grande de Lúxor y fue construido entre el 2200 y el 360 a.C. por diversos faraones como Hatsepsut, Seti I, Ramsés II y Ramsés III.

En la entrada al templo, podemos ver 40 esfinges con cabeza de carnero (guardianas y protectoras) que son el comienzo de la Avenida de Esfinges, que conectaba con el templo de Lúxor.

Debemos tener en cuenta que un templo egipcio no es un lugar en el que el pueblo fuese a rezar, sino que era el lugar de residencia del Dios al que se le rendía culto.

Sala Hipóstila del templo de Karnak

El «estiramiento de la cuerda» era el primer ritual que se hacía para inaugurar un templo. En este ritual, los sacerdotes buscaban orientar el eje central del templo hacia puntos astronómicos o accidentes geográficos. Y a continuación se esparcía yeso para purificar el área, enterrándose objetos valiosos para atraer el favor de los dioses.

Por último, se hacían fumigaciones y se leían textos sacros, después de lo cual, el templo quedaba consagrado al Dios elegido.

Lo que más nos impresionó fue su sala hipóstila, con más de 5000 metros cuadrados y 134 columnas.

Os recomendamos su espectáculo nocturno de luces y sonidos. Vas avanzando por el templo y se van iluminando distintas zonas del mismo a la vez que te las van narrando.

Datos prácticos templo de Karnak

Las sesiones en español son lunes y viernes a las 22:30. Podéis contratar la visita en el mismo templo.

Entrada estándar: 120 EGP (alrededor de 6 €)

Entrada reducida estudiante: 60 EGP (unos 3 €)

Paseo por la ciudad

No dudéis en perderos entre sus calles y su gente, pasear por el mercado que ponen los propios agricultores en mitad de la calle, entrar en el bazar ¡sortear sus «ofertas», o no! y tomaros un té en alguna terraza.

Puestos callejeros de agricultores

Nosotros dedicamos un día completo a esto, comer tranquilamente, perdernos “sin mirar el mapa” por sus calles y sentir que estábamos dentro. Sino tenéis mucho tiempo, podéis dedicar el final de la tarde, una vez visitado los templos, a dar un paseo por la ciudad.

Día dos: West bank

Pues bien, como nos hospedábamos en el “east bank”, nos pusimos en camino hacia el “west bank”, para lo que teníamos que cruzar el río Nilo, ¿cómo lo hacemos?

Opciones para cruzar a West Bank:

– El ferry público que cuesta para extranjeros 5 EGP (unos 0,2 5€) por persona. (Los egipcios pagan 2 EGP: 0,09 €).

– Cruzar en la romántica falúa compartida, que podéis regatear hasta 5 EGP (unos 0,25 €) por persona o cruzar en una privada para vosotros por unos 100 EGP (5 €) por persona.

Nosotros decidimos a la ida ir con el ferry público y a la vuelta en una falúa compartida y de esta manera probamos los dos tipos de transportes.

Opciones para visitar esta zona de Lúxor:

Excursión organizada: suele ser la más habitual y la  que a nosotros menos nos gusta, ya que se va como en “manada” a hacer la foto y corriendo a otro lugar. Si queréis optar por esta opción, es la más sencilla de obtener: prácticamente todos los hoteles de la ciudad la ofrecen, eso si en inglés. Si preferís ir con la excursión ya concertada desde casa, os sugerimos contratarla a través de esta conocida web de excursiones en español, Civitatis

Alquilar una bicicleta: para hacer el trayecto por vuestra cuenta, por ejemplo, en nuestro hotel, ofrecían alquiler de bicicletas por 50 EGP (2,4€).

Taxi privado, la opción probablemente más cara (sin desmerecer vuestra capacidad de regateo jijij) y a la vez más libre de ver la zona.

En nuestro caso, decidimos hacer el trayecto caminando y la zona dura, en taxi. Desde donde nos dejó el ferry hasta el valle de los reyes cogimos un taxi porque era un tramo de cuesta duro, por 40 EGP (1,9 €). Y desde el Valle de los Reyes hasta el templo de Hatshepsut por 30 EGP (1,40 €). El resto (Habu. tumba de los nobles y Colosos) lo hicimos caminando, porque era 1 h en llano y el camino era ¡increíble! 

Como veis, hicimos el “west bank” completamente por libre y a nuestro ritmo por solo: 3,30€; una vez más, qué caro es viajar por libre, ¿eh? Jejeje ¡animaros!

Valle de los reyes

Es una necrópolis del Antiguo Egipto, donde podemos encontrar la gran mayoría de las tumbas de los faraones del Imperio Nuevo. Se han encontrado un total de 60 tumbas, siendo el primer faraón enterrado Tutmosis I, de la XVIII Dinastía. Se cree que pueden haber muchas más tumbas escondidas entre las rocas.

A diferencia de los faraones del Imperio Antiguo, los del Imperio Nuevo, separaron su tumba de su lugar de culto.

Después de que, las pirámides de Giza fueran saqueadas, ya que a los faraones se les enterraba con grandes posesiones materiales, decidieron cambiar la ubicación de las tumbas de los mismos.

Eligieron el lado oeste de Lúxor, que hoy conocemos como «West Bank» para enterrar a sus faraones y que no asaltaran sus tumbas, ya que era un emplazamiento aislado de difícil acceso.

Datos prácticos del Valle de los Reyes

Entrada estándar 160 EGP (unos 8 €)

Entrada estudiante 80 EGP (alrededor de 4 €)

Ticket extra para Tutankamón 200 EGP (unos 10 €)

Ticket extra para fotografías 300 EGP (alrededor de 14 €)

Al comprar vuestra entrada, tenéis acceso a tres tumbas, a excepción de Tutankamón (a la que necesitáis pagar un ticket extra) y la de Seti I, que actualmente está cerrada al público.

En nuestro caso, decidimos pagar solamente la entrada al recinto.

Por recomendación, vimos las siguientes tumbas:

6: de Ramsés IX

8: Merenpta

14: Twosret/Sethnakht

Cartel de de una de las tumbas en el Valle de los Reyes

Aunque no somos expertos, ¡Nos encantaron! Nuestra idea era entrar en la KV7, la de Ramses II, pero estaba cerrada al público en esos momentos, por trabajos de investigación.

Templo de Hatshepsut

Lo mandó construir la reina Hatsepshup (o Djeser-Djeseru: “la maravilla de las maravillas”) a solo unos cientos de metros del Valle de los Reyes, de hecho, hay un camino de tierra que los conecta caminando, que es el que pensábamos coger pero, lo tienen cerrado desde los últimos atentados de 1997, llamados «la masacre de Lúxor», en el que murieron sesenta y dos personas, en su mayoría turistas.

Hatsepshup, fue la primera mujer que, desafió el orden establecido de su época, para convertirse en la faraona más famosa de Egipto.

Su nombre, significa: «la primera de las nobles damas» o «la principal dama de la nobleza».

Una reina excepcional que, fue representada en muchas esfinges y monumentos con aspecto masculino, dificultando en ocasiones que pudiéramos asociarlos con ella.

Una imagen dual y misteriosa que complacía así a quienes no veían con buenos ojos que, una mujer tuviera bajo su cetro el poder del Alto y Bajo Egipto, una dama del Nilo, que hizo historia.

Sin embargo, la historia no es tan gloriosa cómo pensamos.

Hatsepshup, era hija del faraón Tutmosis I. Tras la muerte de su padre y sus hermanos y debido a que su padre la dejó en vida, como heredera, se pensó que accedería al trono. Sin embargo, debido a una conjura palaciega, sentaron en el trono a Tutmosis II, hijo de una esposa secundaria.

Por lo que Hatsepshup, ascendió al trono como, la gran esposa real de su hermanastro, algo que se cree, hirió su orgullo.

Personalmente, ¡nos encantó la visita!  Ya cuando estudiábamos historia del arte en el cole, soñábamos con él. Ver en persona aquel templo, construido en tan inmensa ladera, saliendo de la montaña, ¡fue realmente un sueño!.

Datos prácticos del Templo de Hatshepsut

Entrada estándar 80 EGP (unos 4 €)

Entrada reducida estudiante 40 EGP (unos 2 €)

Templo de Habu (o Templo mortuorio de Ramsés III)

Ramsés III, fue el segundo monarca de la Dinastía XX y se construyó en su honor este templo.

Es de los templos mejor conservados del Nuevo Imperio, considerándose uno de los más bonitos por su colorido casi intacto.

Está en un emplazamiento especial, llamado «Djamet» donde estaban los ocho dioses primigenios (cuatro masculinos en forma de rana y cuatro femeninos con forma de serpiente). Estos dioses relatan como, tras dar origen a la creación del universo, se retiraron en este emplazamiento para reposar eternamente.

Sala principal del templo de Habu

En contra de lo que podíamos pensar, ¡fue el que más nos impresionó! Sobre todo por su estado de conservación. Os recomendamos encarecidamente que, no os lo perdáis, es una pasada lo bien conservado que está. Y si podéis pasar al atardecer, haréis unas fotos chulísimas.

Fue lo que más nos gustó del día, y prácticamente éramos los únicos turistas.

Datos prácticos del Templo de Habu

Entrada estándar 60 EGP (2,9 €)

Entrada reducida estudiante 30 EGP (1,47 €)

Colosos de Memnón

Los colosos de Memnón, son una representación del monarca Amenhotep III. Ambos miden 14 metros de altura y se calcula que cada uno pesa unas 700 toneladas.

Llaman la atención por su gigantismo y solemnidad.

Disfrutan de una localización estratégica, como si dieran la bienvenida.

Son famosos desde la antigüedad, porque el de la derecha, llamado coloso parlante, tenía la particularidad de emitir un sonido al salir el sol, dando lugar a una leyenda. 

Los colosos de Memnón

La leyenda decía, que este coloso era la imagen del mítico guerrero Memnón, hijo de la Aurora, muerto en un enfrentamiento con Aquiles, que, cada mañana saludaba con un gemido la aparición de su madre por el horizonte.

El fenómeno real es que tras el terremoto del 27 d.C.  se desmoronó la parte superior de la estatua, provocando una grieta hasta la cintura, y, el calentamiento de la piedra con los primeros rayos del sol, hacía que ésta emitiese ese sonido tan característico.

Los colosos de Memnón fue nuestra última visita en “West Bank” y no podría haber sido mejor, ver a esos dos guerreros imponentes cuando terminaba de ocultarse el sol, fue un verdadero regalo.

Datos prácticos de Colosos de Memnón

Visita gratuita

DATOS PRÁCTICOS

¿Cuántos días invertir en ver Lúxor?

Si tenéis poco tiempo, para ver lo imprescindible de Lúxor necesitáis dos días.

Las típicas excursiones de cruceros por el Nilo, dedican un día a ver la ciudad pero, no os lo recomendamos. Porque os llevarán a «matacaballo» y empezaréis el día muy ilusionados, pero al llegar la tarde con el calor y el cansancio dejaréis de disfrutar todo lo que podrías hacerlo.

Nosotros dedicamos cuatro días para verlo más tranquilos y porque aprovechamos la buena conexión de Internet para trabajar en el blog. Pero podíamos haber estado más días, puesto que nos dejamos alguna cosa sin ver, como por ejemplo el Valle de las Reinas.

¿Cómo llegar a Lúxor?

Llegamos desde El Cairo en autobús con la compañía «Go Bus» . Esta compañía es la más cara y la que mejores condiciones tiene. La usamos porque el horario nos iba mejor, pero la más barata es «superjet«, y no hay grandes diferencias entre ambas.

Desde El Cairo la manera más cómoda de ir es en avión, también, a veces la más cara, puedes comparar en Skyscanner los precios, que varían dependiendo de la época.

Otra manera es ir en tren. La red ferroviaria une, desde Alejandría, en el norte, hasta Aswan, en el sur, todo el eje paralelo al gran Nilo.

Pagamos 230 EGP (unos 11,1 €) en un trayecto de unas 9 h.

¿Dónde dormir en Lúxor?

Decidimos hospedarnos en «Happy land Hostel» y podemos decir que fue el hotel, donde mejor nos trataron de Egipto, ¡sin duda! Lo reservamos a través de  Booking, si pincháis en él, obtendréis un 10% de descuento para cualquier reserva.

La conexión wifi es fantástica, incluso para trabajar (¡además en la terraza hay mucho espacio con mesas!).

Pagamos 137 EGP (unos 6,6 €) impuestos incluidos por una habitación privada con baño privado y desayuno incluido.

Además, tenían servicio de comidas y cenas súper ricas y a buen precio ¡recordad avisar sobre el picante! Jiji.

Comida en el Happy Land Hostel

Presupuesto Lúxor

Como os comentábamos anteriormente, dedicamos cuatro días a Lúxor y tuvimos un gasto diario de 240 EGP (11,80 €) por persona. Os dejamos algunos ejemplos de precios.:

Noche de hotel en Lúxor: en habitación privada con baño privado: 137 EGP (6,6 €)

Comida para dos personas: en hotel en Lúxor: 80 EGP (3,9 €)

Botella de agua grande en Lúxor: 5 EGP (0,25 €), Si queréis ahorrar plástico y dinero, nos dejéis de leer el siguiente post, Lifestraw.

¿Quiéres saber más sobre Lúxor? ¡pregúntanos!

¡Crezcamos juntos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos: El responsable del proceso es masmochilaymenosrutina. Tus datos serán tratados para gestionar y moderar tus comentarios.. La legitimación del tratamiento es por consentimiento del interesado. Tus datos serán tratados por Automattic Inc., EEUU para filtrar el spam.. Tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.