Reclamar el retraso de equipaje con Aeroflot

Fani ¿y la maleta?

Ahora te explico, cariño

Así comenzaba nuestro encuentro, después de pasar las navidades separados. Por lo que, una de las primeras cosas que teníamos que hacer, era formalizar la reclamación por el retraso del equipaje.

El caso fue que, Fani viajó desde Madrid a Tokio, vía Moscú. Volaba con la compañía Aeroflot, y la duración de la escala era relativamente corta, una hora y treinta y cinco minutos. Lo que es magnífico, para que no se te haga tan largo, el largo viaje.

La historia

Los dos vuelos eran con la misma compañía, por lo que en caso de que hubiese algún problema, ellos se harían cargo de las incidencias, como así fue.

Fani y las dos mochilas protagonistas

El vuelo Madrid – Moscú aterrizó en tierras de Zares, con un retraso de una media hora, cuarenta y cinco minutos. A Fani ya le entraron los calores y más que le entraron, cuando tuvo que sortear los controles de seguridad, correr por los pasillos de la terminal y pedir por favor, que si podía ponerse la primera en la fila, con el punto de mira, en no perder la conexión.

Al final, en la carrera de obstáculos que afrontó, consiguió entrar en la meta en el tiempo justo. Ya una vez en el avión respiró y se empezó a relajar. Si hubiese perdido esa conexión, la compañía se hubiera hecho cargo de la situación, pero su ganas de llegar a tierras niponas estaban por encima de todo.

En todo ese recorrido disputado, hubo un pensamiento que no se le iba de la cabeza, ¿y mi mochila, correrá tanto como yo?. La respuesta la obtuvo a la llegada a Narita, aeropuerto de Tokio, donde un cartel en la zona de recogida de equipajes, le indicaba que pasase por el mostrador de Aeroflot.

En el momento que vió ese cartel con su nombre, sabía que tocaba esperar y reclamar por el retraso de su equipaje, lo que no sabía es que, iba a ser tan fácil y sin ningún tipo de problemas, porque con estas cosas nunca se sabe.

Iati asegura, también, tu equipaje

En el mostrador, lo primero que le dijeron fue que lo sentían mucho, pero que no les había dado tiempo a cambiar las maletas de aeronave por culpa del retraso en el primer vuelo. Cosa que entendió como normal, y que ya presentía. Le aseguraron que en el mismo vuelo, pero al día siguiente su maleta estaría en Tokio y un servicio de mensajería se la haría llegar a la dirección que les indicara. Por último, le informaron del derecho que tenía de hacer uso de un límite de 100$ por día, para la compra de artículos de primera necesidad como son enseres personales de aseo y ropa.

Con toda esa información, Fani se fue al encuentro con Barbas, que le estaba esperando en la estación de tren. Allí llegaría el reencuentro tan esperado después de semanas separados, pero…

En la mochila despistada, entre otras cosas, iba algo de jamón, lomo, cecina, ¡aceite de oliva!, que hacía meses que Barbas no probaba y se le caía la baba, al saber que estaban de camino. ¡tendríais que haber visto su cara, cuando me vio aparecer, con solo una, de las dos mochilas!  😂😂 Menos mal que se alegraba de verme 😉

Como Fani no tenía ropa de abrigo, porque lo más pesado lo metió en la mochila facturada, fuimos a comprar algo para ella por las tiendas de barrio. Una vez de vuelta en casa, mandamos un par de correos electrónicos a Aeroflot, para resolver unas pequeñas dudas y confirmar la dirección exacta de la casa.

Al día siguiente la mochila llegó en el avión indicado y el personal se puso en contacto con nosotros para acordar una hora en la que estuviéramos disponibles para recepcionar la entrega.

El mensajero llegó a la hora estipulada y junto a ella venían los documentos necesarios para ejercer la reclamación por la demora en la entrega de la mochila y los gastos generados por tal incidencia.

Al cabo de dos días fuimos a las oficinas de la compañía en Tokio, para hacer entrega de los justificantes y documentos para que procedieran a la devolución de los gastos generados.

La sorpresa fue mayúscula cuando, en ese mismo momento, nos dijeron que nos podían dar el dinero en efectivo. Obviamente le dijimos que por supuesto, que eso sería magnífico. Solo tuvimos que esperar 10 minutos a que el contable volviese de un asunto y nos hiciera entrega de los yenes.

A los diez minutos estábamos puntuales, pero más puntual, estaba el contable con el dinero preparado.

Al final el infortunio se resolvió con rapidez y un trato excelente por parte del personal de la aerolínea.

Lo que echamos un poco en falta fue, que no se pudiera realizar la gestión por Internet, dado que en uno de los e-mails lo preguntamos, pero nos dijeron que fuéramos a unas de sus oficinas o lo mandásemos por correo ordinario, a las oficinas centrales en Moscú.

Lo segundo que nos sorprendió negativamente es que, no nos aceptasen unas gotas de los ojos que necesita Fani, al considerarlas como medicinas, las cuales no entran, supuestamente en esos gastos justificados por el retraso de maletas.

Después de esta historia, os sintetizamos los pasos a seguir con esta compañía, que en general, son los mismos para todas, dado que es una regulación internacional. Solo cambiaría donde enviar los datos, o como te harían el reembolso de los gastos, que  en otras compañías es por transferencia bancaria.

¿Qué hacer en caso de retraso de maletas?

Lo primero de todo, es ir al mostrador de tu compañía, una vez que no veas tu maleta o mochila aparecer por la cinta de equipajes. Allí procederán a comprobar donde se encuentra y cuando volará hasta tu destino. Te pedirán disculpas y te darán unas hojas informativas con tus derechos, que básicamente se resumen en: la posibilidad de comprar artículos de primera necesidad, como son útiles de aseo personal o ropa por un valor de hasta 100$ o su conversión en la moneda local, cada 24 horas que dure el retraso.

PIR (parte de irregularidad del equipaje)

De igual manera se generará el PIR (parte de irregularidad del equipaje), documento que necesitarás posteriormente para la reclamación. Es importante que lo rellenes antes de salir del aeropuerto. A nosotros, no lo rellenaron allí, en el mostrador de la compañía y nos lo mandaron junto a la maleta.

¿Qué documentos necesitas?

Para la reclamación necesitarás tres documentos, os dejamos en este articulo, foto de todos ellos para que, os queden más claro cuales son:

  1. PIR, que es el parte de irregularidad del equipaje. El posiblemente el documento más importante de todos.
  2. La etiqueta de equipaje que te pegan o grapan en el mostrador.
  3. Los tickets o recibos de las comprar realizadas.

Ticket de equipaje grapado en la tarjeta de embarque

¿A que tienes derecho?

En este caso, al ser retraso en la entrega del equipaje, cada compañía compensa con unos 100$ de media por día que no dispongas de tus enseres. El límite estaría en 21 días, que pasaría a considerarse como extravío del equipaje con otras condiciones en tus derechos.

En este punto cabe destacar que podrías reclamar por otra vía los daños morales que te puede producir el hecho del retraso en la entrega de tu equipaje. Pero no somos expertos en ello, por lo que no sabemos como habría que proceder. Nosotros no ejercimos este derecho.

¿Cuál es el plazo para hacer la reclamación?

Tienes un límite de 21 días, desde que te hacen entrega del equipaje para poder reclamar y enviar a la compañía todos los documentos justificativos de los gastos generados durante el tiempo transcurrido sin tus pertenencias.

Cada compañía tiene su proceso de hacerle llegar la reclamación, pregunta en el mostrador antes de irte del aeropuerto o consúltales por medio de correo electrónico o teléfono.

¿Cuáles son los métodos para llevar a cabo el procedimiento?

Con Aeroflot fue sencillo. Llevamos los tres documentos mencionados arriba, a las oficinas que tienen en el centro de Tokio. Allí comprobaron los documentos y nos pagaron en efectivo.

Otros viajeros, nos comentaron que hicieron todo el proceso igual, pero en este caso British Airways, les pidió que mandasen por e-mail, los documentos y por medio de transferencia bancaria, les abonó de las compras.

Esperemos que no tengáis que hacer uso de este post nunca, eso significaría que vuestras mochilas han llegado junto a vosotros.

¿Nos contáis alguna experiencia similar que hayáis tenido vosotros?

¡Crezcamos juntos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos: El responsable del proceso es masmochilaymenosrutina. Tus datos serán tratados para gestionar y moderar tus comentarios.. La legitimación del tratamiento es por consentimiento del interesado. Tus datos serán tratados por Automattic Inc., EEUU para filtrar el spam.. Tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.